TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS Y LA PIEL

Recomendaciones para cuidar la piel durante el tratamiento del cáncer

<span style='font-size:18px;'>TRATAMIENTOS ONCOLÓGICOS Y LA PIEL</span> <p class='subtitulo'>Recomendaciones para cuidar la piel durante el tratamiento del cáncer</p>

Existen tratamientos oncológicos, como la quimioterapia o la radioterapia, que pueden causar ciertos efectos en la piel. Estas son tres recomendaciones para cuidar la piel durante el tratamiento del cáncer.

Ante todo, es importante tener presente que cualquier efecto secundario causado por tratamientos oncológicos debe ser trasladado y consultado al médico especialista. Algunos, como por ejemplo la quimioterapia o la radioterapia, pueden perjudicar la piel. Ésta puede sufrir cambios y aumentar considerablemente su sensibilidad.

Algunos de los efectos que puede producir el tratamiento del cáncer en la piel son:

  • Erupciones, ampollas o sarpullidos.
  • Sequedad, uno de los efectos más comunes y característicos.
  • Descamación, costras o grietas.
  • Manchas más oscuras (hiperpigmentación) o más claras (hipopigmentación).
  • Fotosensibilidad, es decir, que la piel es más propensa a quemarse al sol.

Estos efectos pueden producirse, en mayor o menor medida, dependiendo del tipo de tratamiento. Por ello, cuidarse y mimarse la piel es imprescindible. Y, por supuesto, hay que ser muy conscientes de los productos que se están utilizando. En estos casos, la cosmética natural, puede ser de gran ayuda. Procura utilizar productos muy suaves, con pH neutro, para tratar la piel con delicadeza. Nuestra gama de productos para niños o pieles atópicas es una opción muy recomendable.

Es también recomendable evitar cosméticos que incluyan oxibenzonas (muy habituales en los protectores solares químicos) y también todos aquellos que utilicen parabenos, conservantes antimicrobianos muy usados en la cosmética convencional. Hay estudios que indican que ambos compuestos pueden ser disruptores endocrinos y favorecer el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

CONSEJOS PARA TRATAR LA PIEL DURANTE UN TRATAMIENTO CONTRA EL CÁNCER


1. Una correcta limpieza diaria

Mantener la piel limpia es muy importante en estas situaciones, contando con productos muy suaves y con pH neutro, que no dañen una piel que es más sensible de lo habitual. Puedes ayudarte de nuestro gel limpiador ultra suave y calmante para la limpieza facial. Sus extractos de Caléndula, Malva y Manzanilla, infusionados en Agua Termal, ayudan a limpiar suavemente las impurezas de la piel, a la vez que la calma y la regenera. El gel-champú suave con Argán, Caléndula y Manzanilla de nuestra gama de niños te ayudará con la higiene corporal, ya que actúa sin agredir la película hidrolipídica que protege la piel.

Gel Champu Suave Con Argan Calendula Y Manzanilla


2. Hidratación constante

Este es uno de los consejos más importantes, ya que la piel debe estar perfectamente hidratada para fomentar su regeneración. No olvides utilizar siempre crema corporal después de la ducha.

Aplica también un tónico facial después de la limpieza, para equilibrar el pH de la piel. Nuestro tónico facial revitalizante de Caléndula y Granada es ideal para pieles muy deshidratadas y sensibles, por sus propiedades calmantes y regenerantes.

Las manchas son otro de los posibles efectos que puede sufrir la piel durante el tratamiento del cáncer. Para combatirlas, un sérum específico para pieles secas y sensibles es fundamental.


3. Protégete del sol

La fotosensibilidad es muy habitual en personas que se encuentran en pleno tratamiento del cáncer. La facilidad de la piel para quemarse al sol convierte la protección solar en obligatoria.

Por eso, es imprescindible terminar la rutina de cuidado facial con la aplicación de un protector solar natural, basado exclusivamente en filtros. Te recomendamos esta crema solar con SPF50, apta para todo tipo de pieles y basada en filtros físicos, que protege la piel de los rayos UVA, Infrarrojos y también Luz Azul.

Los efectos de los tratamientos oncológicos son temporales y, poco a poco, la piel recuperará su estado habitual. Pero, para ello, es importante no olvidar cuidarla atentamente durante todo el proceso.

Si hay zonas en las que se han producido erupciones, descamación o rojeces, el bálsamo reparador con Óxido de Zinc, Caléndula y Aloe Vera es el remedio idóneo para calmar la piel.


Comparte con nosotros tus experiencias, sugerencias o dudas en el blog o también a través de Instagram o Facebook. ¡Estaremos encantados de conocer tus impresiones e ideas!

DESCUENTO PRIMERA COMPRA

suscríbete a almasecret


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *